Taller de Cuentos

La idea del taller, del que participan niños y niñas de entre 5 y 10 años, es, fundamentalmente, posibilitarles el acceso al libro y a la ficción, entendiéndolo como un derecho. Los libros son objetos culturales fundamentales y la ficción una puerta de entrada privilegiada al mundo y a los propios sentimientos, ideas y sueños.

Generalmente, en contextos de pobreza, los libros son objetos escasos, que generan indiferencia, desconfianza o rechazo. Desde el taller estamos convencidos de que una infancia que crece con libros, que crece nutriéndose de palabras, de historias, de imaginación, es una infancia que se desarrolla más plenamente, que se construye mejor a sí misma y que disfruta más en esta etapa tan breve en el marco de la pobreza.

Al final de cada encuentro los chicos se llevan en préstamo el libro elegido. Posiblemente el libro se comparta con los hermanitos o padres, vecinos, compañeros de escuela. Además, el préstamo permite prolongar y repetir cuantas veces se quiera el placer y el desafío de la lectura. Sabemos de chicos que les piden a las mamás que les lean los libros antes de dormir; o hermanitos que lo hacen por ellos; sabemos de nenas que “practican” su lectura con los libros del taller; sabemos que los chicos llevan los libros a la escuela...

Y ésa es la idea. Que los libros sean suyos. Que el acceso a los libros sea de verdad democratizado. Que los libros se gasten, se ensucien, se carguen de huellas y caminos.

Cada encuentro es en sí mismo una pequeña aventura para ser contada: a partir de juegos con el propio cuerpo, con objetos, colores y sonidos, van apareciendo palabras, frases o temas que luego son desarrollados a través de la escritura colectiva de un cuento. Porque no se trata de que los chicos sean consumidores pasivos de literatura para la infancia sino de que puedan también construir y escribir sus propias historias.

Capacitadoras: Cecilia Moscovich y Paula Pinter