Desde que nacieron las Manzanas Solidarias, las fiestas han sido un aspecto muy importante en la relación con los chicos y con sus familias. Además de lo que de placentero significa por sí misma una fiesta, el Día del Niño o el cierre de los talleres a fin de año, son momentos ideales para mostrar los progresos realizados en cada taller.

Es así como una muestra de las fotografías realizadas por los chicos del Taller de Periodismo, o de las obras producidas en el taller de Arte y Manualidades o una obra de Teatro, o la exhibición de la Murga, así como la participación de grupos musicales o teatrales externos, representan un momento de gran interés y entusiasmo para chicos y grandes de todo el barrio.

Al principio, cuando no disponíamos de una sede propia, adecuada para realizar fiestas, las mismas se organizaban en el Club Teléfonos, luego comenzamos a hacerlas en la casa de Playa Norte.

Desde  el 2008, además de las fiestas “internas”, organizamos periódicamente lo que hemos denominado “¡Hay fiesta en el barrio!”. Con el apoyo del Ministerio de Innovación y Cultura de la Provincia y de la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Santa Fe, que facilitan escenario, equipo de sonido y la participación de grupos artísticos locales y de otras ciudades, todo el barrio puede disfrutar de bienes culturales, a los cuales habitualmente no pueden acceder por el grado de exclusión y discriminación que padecen.

Organizado en diferentes zonas de Guadalupe Norte, pero sobre todo en el terreno en el cual, desde hace años, venimos solicitando se realice una plaza en Playa Norte (Plaza “Ángel de la Bicicleta”), el ciclo ““¡Hay fiesta en el barrio!” cuenta con la participación entusiasta de los vecinos, y cobra el sabor de las mejores tradiciones populares. Se ha generado un espacio de recreación que por unas horas, produce un encuentro entre vecinos, diferente del cotidiano, muchas veces signado por situaciones violentas y denigrantes. Un espacio donde se produce  un acercamiento entre generaciones, entre vecinos de otros barrios, inclusive entre diferentes clases sociales.

Se trata así de favorecer la participación de los vecinos en el desarrollo de la cultura, como derecho innegable, y fomentar la valorización y apropiación del espacio público como lugar de encuentro y participación.

En lo específico se apunta a desarrollar inquietudes artísticas en los niños del barrio, a partir del disfrute colectivo de la cultura, e impulsar otras propuestas de utilización creativa del tiempo libre como complemento de los talleres que desarrolla Manzanas Solidarias. En tal sentido, es importante destacar que los chicos de los talleres participan en diferentes actividades previas (organización, decoración, etc.) y, por supuesto, la “llamada” murguera está a cargo de nuestros talleres de música, con el aporte solidario de murgas de otros barrios, como Los Querubines y La Soberana Luciférika

 

Fiestas en la casa de Manzanas Solidarias


¡Hay fiesta en el barrio!